La Policía Nacional de Alicante detiene a una peligrosa banda de nigerianos por delito de amenazas graves

La Policía Nacional de Alicante detiene a una peligrosa banda de nigerianos por delito de amenazas graves

  • Los integrantes de la banda trataban de imponer su propia justicia amenazando de muerte a la víctima para que retirase la denuncia contra el cabecilla de la banda
  • Uno de los detenidos fue acusado por un delito de lesiones graves y tentativa de asesinato

La Policía Nacional ha detenido en Alicante a cinco personas de nacionalidad nigeriana, con edades comprendidas entre los 23 y 44 años, integrantes de una peligrosa banda que había amenazado de muerte a otro compatriota.

La investigación tuvo su inicio el pasado mes de abril, cuando una patrulla de seguridad ciudadana fue requerida en la vía pública por un ciudadano que les relató que días atrás había sido agredido con una piedra que le alcanzó en un ojo y a consecuencia de ello había perdido de forma permanente la visión de éste, manifestando que la persona que le había agredido era el líder de una banda de ciudadanos nigerianos muy peligrosa que le había amenazado de muerte.

La víctima que anteriormente había denunciado estos hechos, contó a los policías el lugar donde poder localizar a su agresor, por lo que se estableció un dispositivo de vigilancia en el que resultó detenido por un delito de lesiones.

Fruto de esa detención, los agentes encargados de la investigación, averiguaron que el motivo de la brutal agresión se debía a que la víctima había informado a un compatriota suyo que el detenido tenía intenciones de matarlo porque estaba manteniendo una relación sentimental con su ex pareja.

Los investigadores contrastaron esa información y confirmaron las intenciones del detenido al comprobar que unos días antes había intentado atropellar con su vehículo a la pareja de su ex mujer, siendo acusado de un delito de asesinato en grado de tentativa, el cual no se llegó a consumar debido a que la víctima consiguió esquivarlo a tiempo.

Como consecuencia de las denuncias interpuestas contra el cabecilla de la banda, la víctima comenzó a recibir constantemente llamadas telefónicas por parte de individuos del entorno del detenido en las que le amenazaban de muerte para que retirase la denuncia contra el jefe de la banda y si no accedía llevarían a término sus amenazas, tratando así de tomarse la justicia por su mano.

Una vez identificados los integrantes de la banda, todos ellos de origen nigeriano y con numerosos antecedentes policiales, los agentes procedieron a la detención de cinco personas por delitos de amenazas y contra la Administración de Justicia.

La investigación fue ll