La Policía Local de Alicante impone 131 denuncias y disuelve diez botellones en una noche con máxima presión policial

La Policía Local de Alicante impone 131 denuncias y disuelve diez botellones en una noche con máxima presión policial

  • La Policía impone medio centenar de sanciones a jóvenes en diez botellones, uno de los más importantes el organizado en la playa de la Almadraba con veinticinco personas que intentaron huir
  • La Policía denuncia a quince personas por fumar sin guardar la distancia en las zonas de ocio, y recuerda que en la vía pública o en espacios al aire libre se debe respetar una distancia mínima interpersonal de al menos dos metros para fumar
La Policía Local de Alicante impone 131 denuncias y disuelve diez botellones en una noche con máxima presión policial
La concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante informa que con motivo del puente en la comunidad el dispositivo de la Policía Local desplegado durante la noche se ha reforzado y organizado con sesenta y un agentes para controlar y vigilar el uso de las mascarillas, las medidas de seguridad en los establecimientos de hostelería y restauración y la prevención del consumo de alcohol en vía pública.  Durante la madrugada se ha establecido máxima presión policial para hacer frente a la pandemia en Alicante, y los agentes han impuesto un total de 131 denuncias  por desobediencia, sancionado a cuatro establecimientos  y disuelto diez botellones.
Las unidades del servicio nocturno, GOIR, Fox y Tráfico se han dividido en equipos que de forma simultánea se han desplegado por los diferentes lugares donde se juntan los jóvenes para realizar botellones, en las zonas de ocio y con controles por toda la ciudad, vigilando los horarios de cierres de los establecimientos y atendiendo también las emergencias de seguridad ciudadana.

Del total de las 131 sanciones, la Policía Local ha interpuesto veintiocho  actas por no usar las obligadas mascarilla y cincuenta denuncias por consumo de alcohol en vía pública, quince por fumar sin guardar la distancia, tres por infracción a la ordenanza de limpieza, cuatro  denuncias por consumo/tenencia de sustancias estupefacientes, cuatro a establecimientos de ocio, cuatro actas en viviendas por ruidos de fiestas  y veintitrés por infracciones de tráfico, entre otras.
El edil de Seguridad, José Ramón González, ha puesto en valor “el excepcional trabajo de nuestra Policía Local para protegernos del Covid de la que nos sentimos muy orgullosos,  gracias a ellos se están evitando contagios y brotes como los que se producen en otras ciudades”, y señalado que “la presión máxima se va a mantener ya que es necesario tomar conciencia de que nos encontramos ante un momento complicado porque la pandemia sigue activa, y debemos cumplir todas las medidas higiénico sanitarias y de seguridad para ponerle freno”.
El dispositivo para controlar el botellón se ha cerrado con una de las noches con más sanciones. La Policía ha tenido que denunciar a cincuenta jóvenes que estaban juntos y sin mascarillas consumiendo alcohol. 
El botellón más importante es el disuelto en la playa de la Almadraba con veinticinco jóvenes que han intentado huir siendo localizados y sancionados. Además se han disuelto botellones en camino de Ronda, calles Valencia, Sol Naciente,  Plaza de Manila, laderas del castillo de San Fernando, playa de la Almadraba, escaleras del Jorge Juan y Miriam Blasco, entre otros.

Asimismo en el dispositivo de inspección y vigilancia en los establecimientos los agentes han sancionado a cuatro en las zonas de ocio por incumplimientos. A la 01.30 horas en la calle Sevilla la Policía detectaba una cafetería que se encontraba abierta al público, incumpliendo el horario de cierre. En su interior un total de veinte personas estaban consumiendo y mantenía música muy elevada. Se ha procedido a su desalojo y denunciado al titular de la actividad.
En la calle Poeta Pastor, se realizaba una medición acústica en un restaurante que tenía música en vivo, levantándose acta al sobrepasar los decibelios permitidos y carecer el establecimiento de medidas correctoras de emisión sonora al exterior. Por último, otro local, en la calle castaños por exceso de velador, y un local de 24 horas ha sido denunciado por vender alcohol fuera del horario permitido.

En materia de ruidos por fiestas en viviendas, la Policía Local ha atendido veintiocho quejas de ruido, que se han saldado con cuatro denuncias a los inquilinos de viviendas en las que se celebraban fiestas causando molestias a los vecinos, en las calles Travesía Virgen del Puig, Dorada, Míriam Blasco y Colonia Romana.
La Policía Local ha desplegado un amplio dispositivo de vigilancia y disciplina de tráfico, realizado diversos controles de alcoholemia, en los que se han denunciado a veintitrés conductores en diversos accesos, calles de la ciudad y las playas por infracciones diversas al rebasar semáforo en fase verde, velocidad, carecer de seguro, conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas, no tener pasada la ITV o circular sin luces, entre otras.
Esta noche a las 23.15 horas en la calle Médico Francisco Boix, la colaboración ciudadana permitía localizar al conductor de un vehículo que conducía de forma anómala. Tras someter al conductor a las pruebas de alcoholemia, ha arrojado una tasa judicial, superior a 0.60 mg/l, y se han instruido diligencias por un delito contra la seguridad vial.
Según fuentes policiales a la 01.30 horas en la calle Amadeo de Saboya un vehículo ha chocado contra un taxi, que realizaba el traslado de un cliente, dándose a la fuga el conductor del vehículo causante del accidente sin aportar dato alguno relativo a su identidad y seguro del vehículo.

La Policía Local tras ser alertada por el taxista, montó un dispositivo logrando localizar el turismo causante del choque y a su conductor en la calle Alcalá Galiano, que al ser sometido a las pruebas de alcoholemia dio un resultado positivo, y se le han instruido diligencias por un delito contra la seguridad vial.
Además a las 03.30 horas en avenida Costa Blanca una patrulla de Policía Local, interceptó un vehículo que circulaba de manera zigzagueante, su conductor presentaba síntomas de estar influenciado por el alcohol, dando positivo tras pasar el test de alcoholemia, y ha sido denunciado ante la autoridad judicial por delito contra la seguridad vial.
En la avenida de Juan Bautista Lafora, se ha realizado un control específico de alcoholemia, donde dos conductores han sido denunciados por tasa judicial y un tercero ha sido denunciado administrativamente.

Por otro lado, en la Plaza de la Cruz Roja, cuatro turismos de estética tuneada, iban generando alteración del orden y molestias con sus continuos acelerones cuando circulaban por la Gran Vía, introduciéndose en la calle Pintor Baeza en sentido contrario. Sus conductores han sido denunciados por tubo de escape no homologado, así como por portar neumáticos no homologados.
Compartir: