La Policía Nacional detiene a cuatro miembros de una organización criminal dedicada a estafas masivas

La Policía Nacional detiene a cuatro miembros de una organización criminal dedicada a estafas masivas

  • Los miembros de la organización tenían varias cuentas bancarias abiertas a través de internet en las que se recibía gran cantidad de dinero mediante transferencias realizadas de diferentes cuentas de empresas y personas españolas y extranjeras
  • El modus operandi consistía en realizar préstamos personales de víctimas que habían facilitado su documentación a raíz de anuncios que publicitaban de alquileres de viviendas o puestos de trabajo o bien realizaban llamadas telefónicas en las que se hacían pasar por técnicos informáticos, consiguiendo el acceso remoto a los dispositivos para obtener las claves bancarias y realizar las transferencias
  • El total del importe estafado por la organización asciende a más de un millón de euros

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad de Benidorm a cuatro personas integrantes de una organización criminal que se dedicaban a realizar estafas producidas masivamente tanto a nivel nacional como internacional ascendiendo el importe estafado a más de un millón de euros.

Agentes del Grupo VI de Policía Judicial de la Comisaría de Benidorm a principios de este año recibieron una información de una entidad bancaria sobre unos movimientos posiblemente fraudulentos registrados en varias cuentas de dicho banco, las cuales habían sido abiertas a través de internet y recibían gran cantidad de dinero mediante transferencias realizadas de diferentes cuentas de empresas y personas  de todo el territorio nacional y del extranjero.

Con toda la información recibida los agentes iniciaron una investigación y tras analizar todas las transferencias realizadas se constató que procedían de cuentas en las que sus titulares habían sido víctimas de un presunto delito de estafa, comprobando además que los titulares de las cuentas corrientes en las que se recibían las transferencias fraudulentas tenían vínculos entre ellos ya que el dinero que recibían lo traspasaban posteriormente entre sus cuentas.

Continuando con las indagaciones sobre los datos recabados, los investigadores averiguaron que eran multitud las víctimas que habían sido estafadas y que los presuntos autores formaban parte de un entramado criminal perfectamente estructurado, compuesto por múltiples individuos perfectamente organizados y con un claro reparto de tareas dentro de la organización que realizaba sus estafas a través de transferencias bancarias a víctimas españolas y extranjeras, ascendiendo el importe estafado a más de un millón de euros.

Para materializar sus estafas la organización utilizaba dos modus operandi, uno consistía en insertar anuncios en diferentes plataformas digitales en el cual ofertaban viviendas de alquiler o puestos de trabajo, una vez las víctimas se ponían en contacto con ellos, los integrantes de la organización les pedían una serie de documentación y una vez recibida solicitaban préstamos personales con diferentes entidades financieras,  creando a la víctima una deuda involuntaria y a su vez a la empresa que concede el préstamo un impago.

Otro de los métodos utilizados consistía en realizar llamadas telefónicas a las víctimas haciéndose pasar por técnicos informáticos informándoles de que su ordenador o teléfono móvil necesitaba una serie actualizaciones y para ello necesitaban que se descargasen unos programas para tener acceso remoto a los dispositivos, con esta acción los miembros de la organización obtenían el dominio absoluto de los dispositivos de las víctimas y el acceso a toda la información sin que éstas fueran conscientes de ello, consiguiendo las claves de sus cuentas bancarias y realizar múltiples transferencias.

Una vez identificados a los titulares de las cuentas bancarias y miembros de la organización, se consiguió localizar a cuatro de ellos y una vez detenidos se les imputó un presunto delito de estafa continuada, falsificación de documentos, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.

Tras su detención se practicaron dos registros domiciliarios en los que se intervinieron multitud de teléfonos móviles, tarjetas y cartillas bancarias, tarjetas sim, discos duros, ordenadores, facturas, DNIs auténticos y diversa documentación bancaria a nombre de terceras personas.

Los detenidos, de nacionalidad española y de entre 34 y 71 años de edad, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la localidad de Benidorm.

La investigación continúa abierta y se siguen con las gestiones para localizar y detener al resto de los miembros de la organización criminal.

Compartir: